Rutas

Mapa de la ruta Diving

Embarco desde Alghero

Partiendo desde Alghero, haciendo ruta hacia el Norte, la primera milla de navegación nos sorprende con el imponente escenario de los acantilados de Capo Caccia con vistas al mar.

Este encantador rincón de Cerdeña esta considerado uno de los santuarios del mar y uno de los más importantes sitios naturalísticos, como también un impresionante atractivo de su mundo submarino.

La particularidad de estos lugares viene determinada por la presencia de innumerables cuevas cubiertas de una densa flora de parazoanthus y de leptosamnia, mientras que en las zonas más oscuras nacen fantásticas ramificaciones de un precioso coral rojo, y un enorme cerianthus, como también una gran variedad de peces y mariscos que completan éste hábitat tan peculiar en un entorno increíble. Algunas cuevas no son demasiado exigentes, con entradas anchas y grandes pasadizos, otras tienen largos túneles de cierta dificultad que solo pueden ser visitados por buceadores experimentados.

Una vez pasada Punta Falcone, se llega a la Isola dell’Asinara: los colores y la limpieza de sus aguas son asombrosos, a la altura de los más bellos lugares tropicales. La isla, famosa por haber albergado una prisión de alta seguridad, se convirtió en parque nacional el 1997. El largo aislamiento ha facilitado la conservación de algunas zonas prácticamente vírgenes, convirtiendo la isla en un lugar de un valor inestimable.

El buceo es la actividad que, más que cualquier otra, puede hacer disfrutar y apreciar la integridad y los paisajes sumergidos de la isla. La variedad de paisajes sumergidos diversos se deben a la presencia de los acantilados de la costa occidental, mientras que en la costa oriental podemos encontrar grande bahías y pequeñas playas que dan lugar a recorridos encantadores e ideales tanto para los buceadores como para la práctica del snorkeling.

A una profundidad poco restrictiva para los principiantes es fácil encontrar barracudas, dentones, meros y corvinas que todo lo ven escondidos en sus agujeros.

Embarco desde Cannigione

Un grupo de bonitas islas de granito en el más bello rincón del Mediterráneo: se trata del archipiélago de La Maddalena.

Se parte de Cannigione y navegando hacia el norte encontramos Caprera, ubicación de la última casa y de la tumba de Giuseppe Garibaldi, La Maddalena y, en general, Spargi.

La geomorfología del territorio se caracteriza por la presencia de rocas de granito con formas excesivamente afectadas por la erosión eólica y marina que constituyen un verdadero monumento natural.

Este extraño ángulo del Mediterráneo nos regala, desde los primeros metros de profundidad, una explosión de vida y colores únicos en su género: meros tímidos sacan su cabeza tras las gorgonias y prados de Parazoanthus. El tipo de buceo se compone de paredes de roca que se alzan desde el fondo del mar que rodea las islas.

Hande

Una vez pasadas las Bocche di Bonifacio, entre Cerdeña y Córcega, encontramos una gran multitud de islas grandes y pequeñas que constituyen un archipiélago protegido, único en su género. Desde hace muchos años son un reserva natural que atrae a los apasionados del buceo. Una de las inmersiones que no te debes perder es la Merou Ville (La ciudad de los meros).

Hande

Las paredes de roca están recubiertas de gorgónias rojas y de esponjas dónde la profundidad máxima es de 20 metros: una vez llegados al fondo decenas de meros se nos acercan con curiosidad y nos ofrecen la inmejorable posibilidad de hacer unas fotos espléndidas!. Siguiendo hacia el norte nos sumergimos en la Isola del Toro: inolvidables cañones subacuáticos y una riqueza submarina excepcional.

Nos preparamos para la llegada a Bonifacio, quizás el más bello puerto del Mediterráneo con un centro histórico de un absoluto interés.

El retorno nos reserva aún magníficas sorpresas como la llegada al Porto della Madonna, entre las islas de Razzioli, Santa Maria y Budello: playas, rocas de las formas más extrañas, fondos llenos de vida, aguas desde el color turquesa hasta el esmeralda ...